miércoles, 1 de junio de 2011

Marco Teórico

¿Qué es la recreación?

      Recreación es ante todo una actitud, una disposición diferente ante un hecho clásico. Es un contexto que evoluciona con el ocio. Decían Puig i Trilla (1985) que para entender el ocio era preciso integrar 3 aspectos: se ha de disponer de tiempo, sacar placer de la actividad autónoma, y referirse a una determinada actividad. En definitiva, la función más importante de la recreación es procurarle al individuo bienestar, expresión, sano desarrollo de sus capacidades creativas, expansión de sus horizontes personales.

      El ocio es un mero modo de llenar el tiempo ofreciendo actividades. Se ha de educar para el ocio. Esta es la tarea fundamental y trascendental que todo profesional del ocio debe hacer suya. Y el objetivo de educar para el ocio es el de hacer entender la importancia de la experiencia lúdica y actualizar el juego en la vida de toda persona. (La recreación y la animación deportiva; Julián Miranda Viñuelas y Oleguer Camerino Foguet)

    Lo juegos recreativos se caracterizan por la diversión, por la alegría que experimentan el niño al practicarlos. Todos los juegos son considerados, por el hecho de serlo, recreativos(Educación física y recreación infantil; Rodrigo Pacheco López).

      Estos son los que realiza el niño por puro placer. No importa el lugar, el tiempo, o con quien o quienes se practica. (Educación física para niños con necesidades educativas especiales; Miriam E. Chacón Ramírez).

     Las demandas de la actualidad.

       Hoy en día la población necesita moverse, entrar en acción (debido al trabajo sedentario y a la falta de espacio donde solazarse). Posee la necesidad de emoción, incertidumbre, riesgo controlado (ante la neutralización cultural y el excesivo control de las emociones). Se relaciona, entra en relación con otros (en unas urbes deshumanizadas y una sociedad individualista y narcisista).

      Siente atracción por la naturaleza, por actividades como vuelo delta, rafting, parapente, piragua, esquí, trekking, vacaciones activas.

      Necesidad de heterodoxia, muy especialmente necesidad religiosa en el sentido de “re-ligare”, estar en contacto con el cosmos; necesidad de reminiscencia ancestral de unión colectiva (ante la falta de vigor de las grandes transcendencias como matrices culturales)

      Antes, la fuerza de la tradición provocaba que muy poco cambiase; desde el nacimiento la persona se amoldaba a unos moldes culturales rígidos y las elecciones eran muy escasas. En la actualidad las generaciones se miden en ciclos de cinco años, las de ordenadores aún son más cortas; la información que diariamente se recibe es ingente y ha de ser seleccionada y ordenada; los conocimientos se vuelven obsoletos, de día en día. Los roles sociales se transforman continuamente. Los ritmos son vertiginosos. Ante esas circunstancias es ineficaz concebir un modelo de educación que tenga como objetivo procurar conocimientos, antes bien debe tener como meta aprender a aprender.


      Y así también, la población posee la necesidad de trabajar con los dos hemisferios, es decir, las soluciones a los grandes problemas que la humanidad tiene planteados requieren metodologías nuevas concebidas con la totalidad del cerebro y la mente.
     
     La Evolución del Ocio.

      Desde principios de siglo, el tiempo libre ganado por el hombre ha sido cuantioso. Además, el cambio de éticas motivo que el ocio dejase de ser visto como nocivo, y el trabajo como algo dignificante. Los cambios de actitud fueron cualitativos. Las actividades de entretenimiento, diversión y cultura proliferaron, y se desarrolló la sociología del ocio. En la actualidad el ocio es contemplado como un medio de autorrealización personal.
      
      Según Dumazedier, 1964, el ocio es “Un conjunto de ocupaciones a las que el individuo puede dedicarse voluntariamente, sea para descansar o para divertirse, o para desarrollar su información o su formación desinteresada, su voluntaria participación social o su libre capacidad creadora, cuando sea liberado de sus obligaciones profesionales, familiares y sociales”. (La recreación y la animación deportiva; Julián Miranda Viñuelas y Oleguer Camerino Foguet)

Este último apartado sobre el ocio no enlaza con la sesión de juegos recreativos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada